Archivo de la etiqueta: aire

SALIDAS DE AIRE

Para el correcto funcionamiento de un sistema de ventilación es indispensable evacuar correctamente el aire del interior del edificio, si el flujo de aire que sirve para ventilar no se expulsa adecuadamente el sistema pierde su eficacia. Es por ello por lo que se debe dimensionar correctamente, tanto los mecanismos como la elección del lugar en el que más se favorezca la circulación del aire de renovación.

 

  •   Dimensiones: la velocidad del flujo de aire está determinada por las dimensiones de las aberturas, de la misma manera que ocurre con las instalaciones de fontanería cuanto mayor es la apertura más lento circula el aire a través de ella y al contrario. La velocidad puede variar durante el recorrido, desde la abertura de entrada a la de la salida, de modo que un mismo flujo de aire podrá variar su velocidad dependiendo de las dimensiones de las aberturas de salida.

 

  •   Situación: si la salida del aire esta de frente a la entrada la velocidad a la que discurre a través de la edificación será mayor, sin embargo únicamente se ventila el espacio que se encuentra entre ambas aberturas. Para lograr ventilar el conjunto de la edificación se utilizaran mecanismos que permitan la circulación del aire por todas las estancias sacrificando la velocidad del aire, según las necesidades se diseñara un sistema u otro.

 

A continuación se analizaran resumidamente las soluciones más eficientes de colocación de las salidas de aire según el tipo de ventilación:

 

  •        En los sistemas de ventilación cruzada la salida debe colocarse en el lado opuesto a la fachada en la que se encuentre la abertura de captación.

 

  •        En la ventilación por chimenea se deberá colocar en la parte superior de la salida, ya que el aire exterior está más frio que el interior.

 

  •        En la ventilación de cubierta se colocará en el punto más elevado del edificio.

 

  •        En la ventilación a través de patios el aire es evacuado por las ventanas exteriores del edificio.

 

  •        En las torres de viento el aire sale por abertura situada en la parte superior, a la altura del techo.

 

Para finalizar y antes de pasar a estudiar los sistemas mecánicos hay que destacar la existencia de sistemas que permiten la recuperación del calor extraído durante la ventilación, de modo se podría reaprovechar la energía y mejorar la eficiencia.

Anuncios

RECORRIDO DEL AIRE

Anteriormente se ha mencionado que el movimiento del aire dentro del edificio es provocado por las diferencias de presión y temperatura. Por lo tanto, podríamos diseñar el recorrido del aire, entendiéndolo como el movimiento de las diferentes masas de aire exterior e interior a través de las distintas estancias. A continuación, se describirán los sistemas de ventilación y recorridos más comunes en este tipo de arquitectura:

  •   Ventilación cruzada: es un sistema tradicional que consiste en favorecer la circulación del aire a través de aberturas que se encuentran en fachadas opuestas usando las diferencias de temperaturas de las distintas masas de aire. En la fachada norte colocamos los elementos captadores a nivel del suelo, circula por el edificio y se va calentando hasta que sale por la fachada sur por las aberturas situadas en la parte superior. Es recomendable usarlo en climas cálidos.

 

  •   Efecto chimenea: generalmente se utiliza este sistema para expulsar el aire caliente que se acumula en la parte superior de los locales. Su mecanismo es simple, mediante unas aberturas en la parte inferior de las fachadas se introduce aire frio del exterior, mientras que el aire menos denso sale por una chimenea situada en la parte superior del edificio. Sin embargo si las temperaturas exteriores son elevadas su funcionamiento se resiente.

 

  •   Chimenea solar: este sistema soluciona las deficiencias del anterior con respecto a los climas más cálidos, puesto que aumenta su eficiencia en relación a la radiación solar que exista, cuando más calor haga mejor funciona. Es también conocido como “cámara solar”. Funciona captando la radiación solar de modo que caliente una masa de aire provocando la succión de aire de mayor densidad, es por tanto un “tiro natural”. Existen diversas variaciones de esta solución en las que también se puede utilizar una masa y aprovechar su inercia térmica para calentar el aire más próximo.

 

  •   Ventilación a través de la cubierta: debido a la gran radiación que reciben las cubiertas, el aire que se encuentra en la parte superior de la edificación está más caliente, esto provoca una zona de bajas presiones hacia la que tiende a fluir el aire de alrededor. Aprovechando esta tendencia, se ejecuta un conducto de salida en el centro de la cubierta por el que saldrá el aire captado mediante aberturas a la altura del suelo en el edificio.