Archivo de la categoría: Eficiencia energética

VIVIENDA UNIFAMILIAR

 

Anuncios

REHABILITACIÓN ENERGÉTICA

Si nos basamos en los datos del gobierno, en los que se afirma que en la actualidad, “más del 58 % del parque edificado es anterior al año 1980 y existen, aproximadamente, 25 millones de viviendas, de las que la mitad tienen más de 30 años y cerca de 6 millones cuentan con más de 50 años”, además “casi el 58 % de nuestros edificios se construyó con anterioridad a la primera normativa que introdujo en España unos criterios mínimos de eficiencia energética: la Norma Básica de la Edificación NBE-CT-79”, no cabe la menor duda de que considerando los objetivos europeos y por lo tanto nacionales, son necesarias una serie de medidas de rehabilitación que permitan reducir el consumo de energía y que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero producidos en el sector, es pues prioritario mediante la rehabilitación, aplicar una serie de medidas para lograr una renovación del parque edificado.

Para lograr los objetivos marcados a nivel europeo (Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética), es necesaria una estrategia a largo plazo, siendo la fecha limite el 2020. Como ya hemos estudiado, la importancia de una correcta ejecución de los diferentes elementos que componen los sistemas constructivos, así como las características de los materiales aislantes que se utilicen es clave para reducir la situación de insostenibilidad actual en la que se encuentran más de la mitad de los edificios en España.

De modo que la rehabilitación, renovación y aplicación de los diferentes sistemas que se han estudiado a lo largo de las distintas entradas ya publicadas pueden suponer importantes ahorros energéticos, decantándonos por la rehabilitación en lugar del derribo, ya que supondrá un menor impacto ambiental y sobre todo se logrará prolongar la vida útil de esas edificaciones.

Quisiera recordar que todo lo que se ha defendido durante todas las publicaciones referidas al tema, va dirigido a la mejora de las condiciones de habitabilidad, sin olvidarnos de la mejora de la eficiencia y el objetivo claro de reducir la dependencia energética de fuentes de energía convencionales. Para lograr alcanzar niveles máximos de confort, así como aprovechar al máximo la energía producida, hay que destacar la importancia capital que tiene la correcta ejecución de la envolvente del edificio, de nada sirve aplicar los mejores sistemas de generación más renovables y eficientes, si la envolvente es ineficiente desde el punto de vista energético.

En el código técnico podemos encontrar 2 tipos de envolventes, la envolvente térmica y la edificatoria, ésta última “se compone de todos los cerramientos del edificio”, mientras que la envolvente térmica “está compuesta por lo cerramientos que limitan espacios habitables con el ambiente exterior (aire, terreno u otro edificio) y por todas las particiones interiores que limitan los espacios habitables de los no habitables que a su vez estén en contacto con el ambiente exterior

Tal y como hemos visto la normativa aplicable en nuestro país en relación a las condiciones de la edificación en cuanto al consumo energético, es el Código Técnico de la Edificación, de manera más concreta su Documento Básico relativo al ahorro de energía (CTE-DB-HE1): “conseguir un uso racional de la energía necesaria para la utilización de los edificios reduciendo a limites sostenibles su consumo y conseguir asimismo que una parte de este consumo proceda de fuentes de energía renovable, como consecuencia de las características de su proyecto, construcción, uso y mantenimiento”.

 

Envolvente Comparativa

Imagen: Cuantificación de la mejora del comportamiento térmico de la envolvente. Fuente: eHabilita

 

Por lo tanto, la rehabilitación energética deberá concentrar sus objetivos en la adecuación de las viviendas anteriores a la normativa vigente, pudiéndose lograr reducciones de entre 35 y el 70% dependiendo de la antigüedad del edificio.

Para lograr una disminución del consumo, mediante la reducción de la energía disipada al exterior, una solución cada vez más extendida en rehabilitación es la utilización de Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior (SATE), principalmente se utilizan con el fin de minimizar las molestias para los usuarios. Son sistemas que se suministran como conjunto (kit), para asegurar la compatibilidad de todos los componentes, de este modo se reviste y aísla el exterior del edificio adaptándose a las geometrías del mismo, sin discontinuidades, con lo que se logra resolver la mayoría de los puentes térmicos.

 

Esquema SATE

Imagen: Esquema sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE). Fuente: interempresas.net

 

Además de mejorar la envolvente térmica de la edificación, para conseguir la disminución del consumo se deben adoptar  medidas de distinta índole, resumiéndolas a continuación:

 

–        Reducción de la demanda energética, para lo que se consideran básicamente dos factores, la zona climática y las condiciones de la envolvente térmica de la edificación, basándonos en la capacidad de aprovechar las condiciones climáticas favorables mediante el diseño del edificio.

 

–        Mejora del rendimiento de las instalaciones e incorporación de energías renovables en la producción energética y reducir el consumo de agua. Basándonos en la aplicación de los Documentos básicos de HE.

 

–        Gestión energética. Utilización de sistemas de iluminación (LED), así como la utilización de electrodomésticos de bajo consumo, es decir, renovar de elementos que componen las instalaciones, además es aconsejable la aplicación de sistemas de control y seguimiento, domótica e inmótica.

 

Entre las diferentes intervenciones que se deben acometer para la mejora de la envolvente térmica cabe destacar el implemento de la capacidad aislante del cerramiento, suponiendo un periodo de amortización mayor que la mejora de las instalaciones, sin embargo son aplicaciones que combinadas generan una mejor respuesta, la simbiosis entre ambas es indudable, por lo que se procurará acometer ambas de  una manera equilibrada.

Si hablamos de instalaciones térmicas, cabria mencionar, como ya se ha hecho en anteriores ocasiones, los  sistemas de suelo o paramentos radiantes, este tipo de sistemas a diferencia de los tradicionales mediante radiadores, suponen una mejora en la  uniformidad de la distribución del calor en el local que se desee climatizar. Para su aplicación es aconsejable la utilización de materiales cerámicos de gran inercia térmica, siendo los más adecuados por sus características térmicas, no debemos olvidar que para emitir calor al local antes debe calentar toda la masa térmica del paramento.

 

Dispersion Suelo Radiante vs Radiadores

Imagen: Dispersión de suelo radiante y radiadores. Fuente: Soltermia Energies Renovables

 

Hecho este pequeño inciso, nos debemos detener y valorar, los factores de los que va a depender la elección de un sistema u otro, en cuanto a las instalaciones térmicas del edificio objeto de la rehabilitación.

Lo primero que tenemos que determinar y en lo que nos debemos basar, es en el estado en el que se encuentra la edificación objetivo de dicha rehabilitación, dependiendo de las necesidades primordiales, tras analizar y determinar que actuaciones son prioritarias. Por ejemplo, no tiene sentido instalar sistemas de suelos radiantes cuando tenemos un muro medianero en el que se están produciendo enormes pérdidas energéticas o una carpintería obsoleta. Además, es importante centrar la actuación en el sistema mediante el cual se genera la energía, dependiendo de las instalaciones ya presentes se deberá implementar un sistema acorde a la obtención de los rendimientos más adecuados de dicho sistema.

También, basándonos en la zona climática en las que se encuentre el edificio existirán unas mayores necesidades en refrigeración o en calefacción. Por último, es destacable el uso que se le dará al edificio, así como el presupuesto del que se dispone para ejecutar la actuación, de manera que se debe priorizar. Una buena manera de hacerlo es observar que aspectos de la certificación energética de la edificación en cuestión presentan mayores deficiencias.

CARPINTERÍAS

Las carpinterías son un factor clave en la limitación de la demanda energética, para calcular la incidencia que van a tener en relación al aislamiento térmico global de la edificación, se deben tener en cuenta tres factores principales, la permeabilidad al aire, la transmitancia térmica y las condensaciones en las ventanas.

Fijándonos de nuevo en el aspecto térmico y con el fin de limitar la demanda energética del edificio, el CTE establece unos valores límites de la transmitancia térmica y del factor solar modificado de los huecos de la envolvente térmica del edificio en función de las zonas climáticas.

Zonas Térmicas

Imagen: Zonas climáticas definidas en CTE HE1. Fuente: building.dow.com

 

Entendiendo la transmitancia térmica como el flujo  unitario a través de una solución constructiva, por lo tanto la cantidad de calor que se intercambia con el exterior, debemos prestar un especial interés en los huecos ya que se pueden considerar el principal foco de estas pérdidas.

Transmitancias termicas
Tabla: Transmitancia térmica máxima de cerramientos y particiones interiores de la envolvente térmica. Fuente: Autor, basando en DB HE 1-2

En el cálculo de los huecos se deben tener en cuenta dos elementos de igual importancia, la carpintería y el acristalamiento. En el caso de la carpintería, su transmitancia térmica dependerá del material y de la geometría de los perfiles, mientras que para los acristalamientos, teniendo en cuenta que podrían existir variaciones si se utilizara un vidrio con mayor o menor emisividad, la principal diferencia radica en la utilización de acristalamiento sencillo o doble acristalamiento.

 

Tal y como se puede apreciar en la tabla, tanto el PVC y la madera tienen respuestas similares, siendo la madera un material natural y en el caso de que se utilizase madera con un certificado de origen sostenible, se podría afirmar que optar por una solución que consistiera en un perfil de madera con doble acristalamiento generaría un aislamiento térmico óptimo y además respetuoso con el medio ambiente. Las grandes emisiones de gases contaminantes durante el proceso de fabricación del PVC además de producir cargas electrostáticas, son factores que se deben considerar para valorar negativamente su utilización, a pesar de ser un material 100% reciclable. Sin embargo, su larga vida útil así como su buen comportamiento térmico, hacen que su aplicación sea más recomendable que la de los perfiles metálicos, ya que tienen una conductividad muy alta y durante su proceso de fabricación consume demasiada energía con el consiguiente grave daño ecológico que ello supone.

Carpinterias tipos

Tabla: Transmitancia térmica de los perfiles. Fuente: UNE-EN ISO 1077-1

No hay que olvidar que para el cálculo de la transmitancia total de un hueco se debe tener en cuenta el porcentaje de área ocupada por el perfil en el hueco, es decir, el tamaño que tiene el acristalamiento menos el total que ocupa la carpintería. Este porcentaje será utilizado más tarde para calcular la transmitancia total de una fachada según el porcentaje total de huecos que existen ella, siendo estos cálculos parte de la justificación del cumplimiento del “DB HE: Ahorro de Energía”.